sábado, 8 de enero de 2011

Tutankamon no recibirá visitas


Tutankamon no recibirá visitas


Cierre de varias tumbas milenarias en Luxor para evitar su deterioro
La de Seti I y la de Nefertari ya no se pueden visitar
'Se destruirán en 200 años por la respiración de los turistas'
El conocido como 'valle de las réplicas' estará listo en dos meses



Las milenarias tumbas faraónicas, que han conservado hasta hoy sus vivos colores, cierran las puertas a los turistas para evitar su deterioro por las continuas visitas, con lo que en el futuro solo se podrán contemplar sus réplicas.
Los especialistas en Arqueología podrán visitar las tumbas originales, tras pagar 'entradas carísimas'
"Estas tumbas se destruirán totalmente dentro de 200 años debido a la respiración de los turistas que las visitan", advirtió en una entrevista el secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, Zahi Hawas. Los conservadores llevan tiempo advirtiendo de los peligros a causa dee la humedad, los hongos y la escasa ventilación.
De esta forma Hawas explicaba el motivo de la decisión de cerrar definitivamente algunas tumbas reales en la ciudad monumental de Luxor -la antigua Tebas-, a unos 700 kilómetros al sur de El Cairo y una de las paradas más populares de los turistas en los viajes por Egipto.
"La única manera de proteger estas antigüedades es cerrarlas y hacer réplicas de ellas que podrán visitar los turistas", dijo Hawas, cuyo departamento controla las antigüedades del país.
La famosa tumba de Tutankamon (1361-1352 a.C), descubierta en 1922 por el arqueólogo británico Howard Carter en el valle de los Reyes en Luxor y conocida por ser la única hallada intacta, será una de las que dentro de poco cerrará sus puertas a los visitantes.
Tampoco escapan al nuevo proyecto las preciosas tumbas de Seti I, padre de Ramsés II, que reinó entre 1314 y 1304 a.C, en el valle de los Reyes, y de la reina Nefertari, esposa de Ramsés II, en el valle de las Reinas. De hecho, ambas ya están cerradas.
"Hemos elegido estas tres tumbas porque no podrán repetirse nunca", destacó Hawas, quién agregó que estos cierres son solo el comienzo del proyecto y no descartó que vaya a haber más.
Mediante el uso de los rayos láser, varios expertos han empezado a sacar imágenes de los refinados detalles, dibujos y escrituras que decoran los muros de las tres tumbas para repetirlos en réplicas, que construirán en el mismo valle de los Reyes, en la orilla occidental del Nilo.
Sólo los especialistas en Arqueología podrán visitar las tumbas originales, después de pagar "entradas carísimas", según Hawas.
A algunos expertos en Egiptología como Basaam el Shamaa, que también trabaja como guía turístico desde hace 25 años, no les gusta la idea de hacer réplicas de las antigüedades, aunque sí les importa el mantenimiento de los templos.
"¿Qué civilización y patrimonio antiguo habrá en una réplica hecha de piedras del año 2011?", se preguntó El Shamaa. "El escultor del siglo XXI nunca llegará al nivel del artista egipcio antiguo", añadió.
El Shamaa opta más por la apertura a las visitas de tumbas menos importantes que también albergan pinturas muy bonitas, en vez de hacer copias de los sepulcros famosos.
Durante sus 25 años de trabajo como guía, El Shamaa ha sido testigo del deterioro de las pinturas en algunas tumbas "cuyos colores han empezado a palidecer, y algunas escenas han desaparecido totalmente".
"La humedad causada por la respiración y el sudor de los turistas en un mes como agosto, cuando la temperatura en el valle de los Reyes supera los 50 grados, afectan a las tumbas", alertó el experto.
Para Shamaa, "las antigüedades crecen como los seres humanos, que con el paso del tiempo hay que cuidarlos".
En el caso de las tumbas reales importantes, este especialista ve que después de cerrarlas se pueden mantener mediante el uso de máquinas para secar la humedad o ventiladores especiales, pero nunca a través de copias en réplicas.
Le guste o no, el llamado "valle de las Réplicas" será completado dentro de dos meses, según el jefe del Consejo Supremo de Antigüedades.
Ahora queda la duda de si los turistas se animarán igual a visitar las copias de los sepulcros o si el nuevo proyecto protegerá las antigüedades, pero amenazará el turismo.
Hawas piensa que cuando Francia hizo réplicas de las cuevas de Lascaux, en el suroeste de este país, y prohibió la visita de las originales, el número de turista nunca bajó, y confía en que lo mismo pasaría en Egipto.
Y si no, para los amantes de la arqueología como Hawas "proteger la historia es más importante que el turismo", zanjó.


5 comentarios:

Granja Sna Ramon dijo...

me parece interesante pero es triste
ya que tengo planeado visitar egipto en un futuro y se que lo hare
y la tumba de tutankamon era una de las que queria ver pero bueno no creo que con el dinero ue ahi en egipto por concepto de antiguedades y turismo no se dignen a contratar a un gran profecional en replicas y las deje casi igual y se realize un gran trabajo

PD:quiero agradecer tu trabajo en la seccion de fonoteca ya que he bajado todo de esta pagina y me gustaria saber si la seguiras actualizando, no te lo pido que lo hagas ahora pero cuando tengas tiempo.

saludos

Anónimo dijo...

Enhorabuena por tu blog, te invito a que te pases por el directorio web/blog www.cincolinks.com podrás promocionar tu web, con tu ficha y tus votaciones y valoraciones, con un método de intercambio de visitas llamado 5links! con el que tu blog será visitado tanto como visites a los demás y que harán que tu blog se de a conocer por toda la red. Pásate ;)

Saludos, espero verte por www.cincolinks.com.

Carles Valls dijo...

Soy Carlos, colaborador de Printcolor (http://www.printcolorweb.com), imprenta digital especialista en libros. Tu blog ha sido seleccionado y te regalamos la impresión gratis de tu primer libro, a cambio de que publiques en tu blog un comentario positivo sobre nuestros servicios. ¿Te interesaría? Para cualquier duda puedes enviarme un e-mail a info@printcolor.es.

Tetonas me encantan dijo...

El pobre se aburrirá mucho

Regalar me gusta dijo...

otro blog superintersante y abandonado, una pena